top of page
Depositphotos_3834058_XL.jpg
Depositphotos_126464206_XL.jpg
Depositphotos_126464206_XL.jpg

Audiólogo de bebés.

La sección del Dr. Salvador Castillo, para quienes  toman en serio a la Audiología Pediátrica. 

Depositphotos_429462724_XL.jpg

ANA

Entró primero, así como entran los niños: aventando la puerta y mirando hacia todos lados con curiosidad. Era una niña de unos 5 años, cabello negro, chino, rebelde y con unos ojos que brillaban detrás de aquella maraña de pelos y de ideas. Nos encontramos de frente; me miró de arriba a abajo y...

- ¿Tú eres el Audiólogo de bebés? - me soltó, a quemarropa. 

En 20 años de carrera nunca me habían llamado así, pero definitivamente tenía sentido. 

- Sí soy ¿Y tú quién eres?-  le dije. 

- Yo soy Ana. Pero ya no soy bebé. El bebé es mi hermano, chilla mucho y ya nos está dejando sordos a todos. ¿Puedo jugar aquí?- me dijo señalando la mesita con juguetes que tengo en mi oficina. 

-Claro, Ana. Puedes jugar.

Atrás venía la mamá con el paciente: un bebé de un mes que no había pasado el tamiz. 

La mamá saludó y se sentó con el bebé en su regazo, pero justo cuando iba a darle indicaciones y a preparar a su bebé para el estudio de potenciales, Ana intervino:

- Mi mamá llora mucho porque le dijeron que mi hermano no escucha. Yo también lloré, pero mi mamá me dijo: Vamos a ir con el Doctor Audiólogo para que nos diga si las orejitas de tu hermano funcionan bien o no... y aquí estamos porque queremos ver qué nos dices porque ya no queremos llorar. 

Me quedé congelado, meditando que a veces perdemos de vista la trascendencia de lo que hacemos por hacerlo de manera tan automática, tan despreocupada... tan cotidiana. Me acababa de dar cuenta de que iba a ser el responsable no sólo de diagnosticar y en su caso, tratar al bebé: también de aliviar la angustia de una niña de 5 años que estaba preocupada no solo por su hermano, sino por su mamá. 

Me puse en cuclillas junto a Ana, que jugaba sentada en la mesita y le dije: 

- Quiero que sepas que no te voy a fallar. Y si algo en tu hermanito no está bien, te prometo que lo vamos a arreglar, pero ya no tienes que llorar. ¿Está bien?

Ana, que miraba los juguetes, volteó hacia mi y dijo balbuceando: "está bien"

-Sólo no te equivoques- dijo muy bajito.

Pero la escuché. Y le hice caso.  

DE TODO UN POCO...

Dato curioso

¿Sabías que cuando se empezó a realizar el estudio de Potenciales Auditivos de Estado Estable y hasta hace unos años, la precisión de las respuestas era tan mala a intensidades bajas que era un estudio aceptado solamente para valorar hipoacusias severas y profundas? En la actualidad los equipos han mejorado tanto, que dichas respuestas son cada vez más precisas, pero en las guías clínicas se sigue recomendando no usar a los ASSR como estudio de primer contacto.

Depositphotos_22666675_XL.jpg

¿Qué necesito...

Para saber si un niño con Trastorno del Espectro de Neuropatía Auditiva debe utilizar aparatos auditivos?

1

Tener el diagnóstico CONFIRMADO de TENA

2

Esperar a tener la edad (y condiciones) para realizar una audiometría por reforzamiento visual (las audiometrías por "observación de la conducta" o por "expresión facial" no se consideran estudios de audición válidos (JCIH 2019)

4

Depositphotos_176248686_S.jpg

Si de acuerdo a los umbrales, amerita adaptación... pues adaptar los aparatos utilizando dichos umbrales CONDUCTUALES.

5

Entender que algunos de los niños con TENA requieren aparatos auditivos, mientras que otros no requieren y algunos más requerirán implante coclear (TENA no es sinónimo de necesidad de implantación)

3

Obtener umbrales conductuales  confiables. 

Depositphotos_176248422_S.jpg

6

Evitar adaptar auxiliares auditivos usando estudios electrofisiológicos como ABR o ASSR. 
bottom of page